Los beneficios actuales del Fastcheckin | Becheckin
17219
post-template-default,single,single-post,postid-17219,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-1.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Los beneficios actuales del Fastcheckin

Los beneficios actuales del Fastcheckin

En un mundo gobernado por las prisas el Fastcheckin se posiciona como una solución eficiente para lograr la satisfacción del huésped.

El tiempo de los clientes es oro y no están dispuestos a malgastarlo en esperas innecesarias. Con el Fastcheckin los alojamientos de hoy tienen la solución para evitar que los huéspedes se vean obligados a malgastar su tiempo en la cola de una recepción.

El check-in tradicional implica numerosos pasos que suponen en muchos ocasiones un inconveniente para el cliente. Los usuarios se ven obligados a esperar en recepción para registrarse y recibir la llave de su habitación. Además, sus datos pueden ser introducidos de forma errónea, al ser un trabajo manual realizado por una tercera persona. Todo esto causa mala impresión en los usuarios, que sienten estar perdiendo su tiempo en actividades que no aportan ningún valor a su estancia.

Por su parte, los recepcionistas invierten su tiempo de trabajo en realizar esta labor mecánica, descuidando  actividades de venta o de atención al cliente, que aportan valor añadido y mejoran la rentabilidad del hotel.

Con el Fastcheckin este proceso sufre un cambio radical. Al ofrecer el check-in online, el usuario puede registrarse en el momento que desee, tras recibir su confirmación de reserva. A través de su portátil, móvil o Tablet el huésped aporta sus datos que son enviados al hotel. De esta forma, el usuario decide cuando realizar el check-in y evita las colas en recepción.

Alojamiento y huésped se ven de igual modo beneficiados por el Fastcheckin. El alojamiento optimiza su recepción dedicando sus esfuerzos a maximizar ventas y atender al visitante. El huésped decide cuando quiere hacer el check-in y dedica toda su estancia a disfrutar. Estamos por tanto ante una solución eficaz que favorece tanto a visitantes como a alojamientos.